La OSTRA tiene un cuerpo blando protegido
por dos conchas irregulares de color gris,
siendo una parte muy áspera y la otra más
plana, ambas cerradas por músculos fuertes.
Se encuentra en el Atlántico Nordeste y costa
portuguesa, en hábitats muy diversos, tolerando
salinidades típicas de aguas marinas y salobres,
pudiendo incluso sobrevivir a la exposición de
salinidades reducidas, siempre y cuando sea
por períodos cortos. Prefiere las zonas poco
profundas de los estuarios, cuyo sedimento
puede ser rocoso o móvil, incluyendo fondos
arenosos y fangosos. Se alimenta de partículas
suspensas en el agua mediante filtración.
Su reproducción ocurre durante el verano.
Es ampliamente producida en acuicultura; las ostras
se colocan en balsas fluctuantes en las zonas
de estuarios siendo posteriormente recogidas.

 

 

Los Romanos consideraban las
ostras un poderoso afrodisíaco, manteniéndose
todavía hoy esa fama, aunque los datos
científicos no sean conclusivos a este respecto.


Peso mínimo legal de captura:
N.Def.