El MERO tiene un cuerpo robusto, cabeza
grande y mandíbula prominente, con dos
espinas operculares, cresta ósea y coloración
marrón grisácea o gris azulada.
Habita en el Atlántico Nordeste y Archipiélagos
de Madeira y Azores, en las capas superficiales
de la columna de agua en su fase juvenil y en
zonas con profundidades entre los 100 y los
200 m cuando en la fase adulto. Los peces
juveniles forman bancos y se encuentran junto
a objetos fluctuantes mientras los adultos
son solitarios. Se pueden observar en grutas
o en destrozos. Se alimenta de crustáceos,
moluscos y peces. Se reproduce desde finales
de julio hasta el inicio de octubre con desoves
múltiples.
Se pesca con redes de enmallar y palangre
de fondo.

 

El mero es un pez de larga vida,
pudiendo los machos superar los 80 años y las
hembras los 60 años.


Peso mínimo legal de captura:
N.Def.