La ALMEJA FINA tiene un cuerpo con un color
que puede variar entre el gris claro y el marrón
oscuro, concha ovalada en tonos crema,
marrones o grisáceos, con estrías y líneas bien
marcadas dibujando un cuadriculado característico
de la especie.
Habita en el Atlántico Nordeste y Archipiélago
de las Azores en fondos arenosos y en fango,
entre los 0 y los 20 m, junto a la costa, en
sistemas lagunares y estuarios. Se alimenta
de micro algas que filtra del agua circundante.
Su reproducción ocurre en el verano.
Es la principal especie de bivalvo producida en
acuicultura en Portugal. Se captura mayoritariamente
a mano con un cuchillo compuesto
por una lámina larga.

La almeja fina se cultiva en las
zonas intermareales, a través del lanzamiento
de sus “semillas” (almejas juveniles) en
el sustrato de arena y fango, siendo cogidas
para consumo dos años más tarde.


Peso mínimo legal de captura:
4 cm