El CONGRIO tiene cuerpo largo, sin escamas,
delgado y redondeado, similar al de una serpiente.
Puede llegar a alcanzar más de 2 m
de longitud. Su color es negro o gris en su
dorso siendo más claro en el vientre. Su boca
es grande con bordes gruesos, maxilas fuertes
y dientes puntiagudos.
Habita en el Atlántico Nordeste, Archipiélagos
de Madeira y Azores y Mar Mediterráneo en
aguas profundas, pudiendo vivir en profundidades
superiores a 1000 m. Durante el día se
abriga en las grietas rocosas saliendo de noche
para cazar peces, crustáceos y cefalópodos,
pero también caza en la columna de agua.
Se reproduce en los meses de verano, alejado
de la costa y a grandes profundidades.
Se pesca con redes de enmalle.

Cuando alcanzan la madurez
sexual, los congrios migran a las regiones
tropicales y subtropicales del Atlántico, donde
se reproducen y mueren a continuación.
Los juveniles hacen el viaje de regreso cuando
alcanzan los 2 años.


Peso mínimo legal de captura:
58 cm